Smart City 13 - Welcome to the machine?

PrintEmail
With shipment Sin Envío for 0,00 €
Sales price 12,48 €
Sales price without tax 12,00 €
Price / kg:
Como en la vieja canción de Dylan, los tiempos están cambiando, aunque en nuestro siglo la velocidad de esa transformación está produciendo algunos desajustes que influyen en la vida de los países, de las ciudades y de las personas.
Description

Como en la vieja canción de Dylan, los tiempos están cambiando, aunque en nuestro siglo la velocidad de esa transformación está produciendo algunos desajustes que influyen en la vida de los países, de las ciudades y de las personas.

Asomados al balcón de los últimos acontecimientos en Grecia o al avance de movimientos radicales anti-sistema en España, hemos de hacer diferentes reflexiones que, en el entorno Smart City, tienen un significado especial y una inequívoca doble lectura obligada: la gente sufre más de lo deseable y, a la vez, está muy enfadada con algunos núcleos de poder, a los que consideran directamente responsable de su desengaño y de su irritación.

Y, si desde estas páginas, hemos abanderado cualquier movimiento destinado a mejorar la vida de los ciudadanos, con mayor razón ahora hemos de propiciar, proteger y vigilar que todo desarrollo de un proyecto Smart sea más social y más justo, adaptando los planes estratégicos y donde la innovación sea motor de nuevas y mejores fórmulas de convivencia.

Ningún partido, ninguna ideología ni ningún dirigente puede cerrar los ojos a una nueva realidad, en la que quienes han vivido entre la espada de la marginación y la pared del olvido quieren ahora participar en igualdad de condiciones. Seguramente los ‘telecos’ han hecho un papel extraordinariamente decisivo en estos últimos años, construyendo un mundo virtual y global que nos puede hacer mejores.

Ahora es el momento de los políticos: los que ya han avanzado por el camino de las Smart City y de los que, en estos momentos, tienen que empezar a pasearse entre el amor y la muerte, como en la vieja película de Houston.

Un gran enamorado de las ciudades, como Aristóteles, ya nos lo anticipó: “La esperanza es el sueño del hombre despierto”.

Reviews

There are yet no reviews for this product.